Inicio Comunidad Comida y Permacultura

Comida y Permacultura

495
Compartir

Escribí este artículo en respuesta a lo que dijo una mujer en ATTRA:  “Claro que no se puede alimentar al mundo con un sistema hippie woopie, cazador-recolector como la permacultura.” Es indudable que el desconocimiento, la falta de información y los intereses personales pueden llevar a una afirmación tan absurda como la anterior.

Queridos amigos.

Basándome en mi experiencia personal, intentaré ofrecerles una versión realista y práctica sobre comida y permacultura.

Soy biólogo ecologista y experto en combustibles de biomasa. He producido mi propia comida como permacultor desde hace nueve años y he impartido clases desde 1997, certificando a mas de 400 personas en diseño de permacultura. También he trabajado en varios países en la producción de comida/energía en el área de diseño. Para mayor información visiten mi sitio www.permaculture.com.

La práctica del modelo Cazadores-Recolectores, es importante pero no es nuestro objetivo principal, sólo basamos una parte de nuestro trabajo en dicho modelo. Nunca ha existido una sistema así naturalmente, y la propiedad privada lo complica. Con la permacultura, la agricultura ofrece grandes beneficios de producción y de subsistencia.

Por lo que sé, yo era el único granjero utilizando principios de permacultura para producir comida para venderla en los EU. En aproximadamente dos acres (casi 1 hectárea) de los cuales la mitad tenía una inclinación de 35 grados, producía comida suficiente para alimentar a mas de 300 personas (con un pico de producción de 450 en una temporada), trabajaba 49 semanas del año en mi cosecha 100% orgánica en los límites de Silicon Valley. Si yo lo pude hacer ahí, tú lo puedes hacer en donde sea.

Hice esto por casi 9 años, hasta que perdí la licencia para rentar mi tierra. Mis rendimientos eran 8 veces más de lo que la USDA dice que es posible por pie cuadrado. Mi fertilidad del suelo incrementó dramáticamente cada año. Al no dañar el suelo, cada año obtenía mejores resultados. Construí mi suelo desde arcilla dura como cemento y lo fui mejorando hasta tener este increíble resultado. Al final yo estaba arriba de un 22% de materia orgánica con capacidad catiónica de intercambio (CEC) arriba de 25. CEC es una medida indirecta de cuánto humus existe y la habilidad del suelo para retener los nutrientes disponibles para las cosechas. Entre más grande sea tu número, más nutrientes disponibles están en el suelo. Como referencia, la mayoría de los suelos clase I tienen cuando mucho un 2% en materia orgánica (la línea que divide el suelo muerto del suelo vivo) con un CEC de 5.

La mayoría de las veces, sólo tenía la mitad de mi terreno produciendo y el resto en las diferentes etapas del cultivo. Como sólo producía una fracción de las posibilidades del suelo, si yo hubiera sido dueño del terreno hubiera justificado la inversión con un dosel de árboles de moras, flores y nueces junto con gran variedad de frutas y verduras. La granja producía tantos ingresos que siempre estaba en el 15% de los granjeros orgánicos más exitosos de California (que son alrededor de 2000 granjas orgánicas) donde yo utilizaba sólo una fracción de la tierra que mis colegas estaban usando. Crecí alrededor de 45 diferentes variedades de cultivos por lo que mi éxito financiero no se basaba exclusivamente en la cosecha de mezclas para ensaladas.

A diferencia de los granjeros orgánicos, nunca usé pesticidas orgánicos en mi granja. El sistema de permacultura que diseñé era independiente y de muy poco mantenimiento, con controles naturales como insectos carnívoros, sapos, lagartijas, serpientes, búhos, murciélagos y otros aliados.  En nueve años, puedo contar con una sola mano las veces que tuve que intervenir en la cosecha. Y en esas contadas ocasiones, usé una solución  hecha con café reciclado. La cafeína es un insecticida efectivo y extremo que se degrada con la luz solar y el aire después de 24 horas de uso.

En la subsistencia del nivel agricultor, nosotros los permacultores, normalmente diseñamos sistemas de producción alrededor del mundo, donde todas las personas que viven en una casa con un radio de 50ft ( 15m ) se pueden alimentar . Esta regla comúnmente se respeta debido a que entre más gente viva en esa casa, más grande será y tendrá una superficie de área mayor, sin embargo no más de 50ft (150m) son necesarios.

La matemática es fácil. Con un sistema de policultivo, las cosechas son de 3 a 10 lb./ft2 ( 15 – 50 Kg./m2) y son fáciles de conseguir en la mayoría de los climas. Ahora compáralo con la agricultura comercial en California, que es un modelo muy ineficiente, en donde se dan resultados de 1.5 – 2.5 lb./ft2 ( 7 –  12 Kg./m2).

La gente necesita comer alrededor de 2 libras ( 1 Kg.) de comida  en un día activo, alrededor de 750 libras  (340kg) al año. En un diseño promedio, necesitarías alrededor de 500 ft2 (46.5 m2) por persona como máximo. En un muy buen diseño, 200 ft2 ( 10 m2) será lo mismo. Si tu dieta es pesada en granos necesitarás más espacio. Utilizando un invernadero para extender las estaciones e intercambiando el aire lleno de dióxido de carbono del gallinero o de la casa, que de otra manera se desperdiciaría, la cosecha será aún mayor. Toma un pequeño espacio e incluye patos y acuacultura en la producción y tus cosechas serán más diversas y sustanciosas. Este sistema es típico en Vietnam y ahora ya no pasan hambre. ¿No sería increíble que EU pudiera hacer su magia de primer mundo en este sistema?.

¿Podemos hacer esto en una escala industrial? Hay que preguntar a Archer Daniels Midland, que opera muchos acres de invernadero en Decatur usando una producción integrada de peces, lechuga y otros vegetales utilizando el dióxido de carbono que resulta. Los granos que producen son transformados en 100 millones de galones (380 m de L) por año de combustible de alcohol, se entregan estos valiosos productos de la agricultura en tractores que parten de biodiesel (hecho con maíz y granos de soya). Esto califica como una escala comercial, una permacultura muy rudimentaria pero que es altamente productiva y de gran valor monetario.

Quisiera recordarles a todos que en 1850 previo al transporte refrigerado, Nueva York era abastecido de comida para toda su población de más de un millón de unos cultivos en un radio de 7 millas (11 Km.) de distancia de los límites de la ciudad. (Si hubieran estado más lejos, hubiera salido más cara la comida del caballo) Entonces, sí es posible obtener suficientes alimentos en poco espacio y con buenos costos.

Existen dos razones principales para el incremento de un sistema de policultivo. El beneficio de la simbiosis micorrízica (que se pierde con la agricultura química) y menos saturación solar. La saturación solar se presenta cuando la maquina fotosintética de las plantas es agotada por el exceso de luz y deja de funcionar. En la práctica, esto significa que la mayoría de las plantas terminan de crecer alrededor de las 10 de la mañana y no empiezan hasta las 4 de la tarde. En un sistema de policultivo, las cosechas se dan sombra unas a otras,  previniendo la saturación solar. Entonces las plantas metabolizan todo el día. Los policultivos en permacultura utilizan cerca del 100% de la luz solar que cae en las cosechas mixtas. Los monocultivos raramente pueden utilizar mas del 30% de la luz solar que reciben después de la saturación. ¡No es posible que un negocio funcione con un  30% de eficiencia!. En un sistema simple de permacultura mexicana, crecen las tres hermanas: maíz, frijol y calabaza (no se cuentan los mas de 200 diferentes tipos de vegetales que le dan sombra a sus hermanas) obtienes cerca de un 90% de eficiencia. Entonces, el total de los kilos de comida de un acre ( 0.4 Hc) mexicano será mucho mayor que el del campo de maíz de Iowa que fue saturado de fertilizante químico con nitrógeno. Este es el mito de la revolución verde, que las mayores producciones de comida se hacen en un monocultivo químico.

El argumento de que no hay comida suficiente para todos es una mentira. Actualmente producimos más del doble de la cantidad de comida que se necesita para alimentar a todo el mundo, con todo y el sistema extremadamente ineficiente del monocultivo. Las personas que pasan hambre, son aquellas que no tienen dinero para comprar comida. Lo que tendría que ser un derecho del ser humano. Y en ocasiones, aunque se tenga la capacidad económica de comprarla, no se tiene acceso a ella. En el medio oeste americano encuentran más barato quemar 5 centavos por libra de maíz (0.5 Kg) en estufas para calor mientras familias mexicanas están dispuestos a pagar hasta $1 USD por libra de maíz para alimentar a su familia.

Entonces se preguntarán,  si un sistema simple de permacultura de tres cultivos es tan eficiente y se gana más dinero ¿Por qué las corporaciones no lo hacen para obtener mayores utilidades? Esto nos lleva el centro del problema. El interés de estas empresas no son las necesidades de la población.

El capitalismo no sólo esta concentrado en hacer dinero. La razón del porqué los monocultivos son favorecidos por las corporaciones  a pesar de que son los sistemas más ineficientes para la producción de comida es que, con una sola máquina, pueden cosechar kilos y kilos de alimento.  Para cosechar las tres hermanas, se necesitaría un hombre cosechando con las manos. Y aunque las horas de trabajo que se incrementan serían totalmente justificables por el incremento en la ganancia, a las corporaciones no les gusta lidear con trabajadores porque son complicados, se organizan, quieren prestaciones y compartir la ganancias. Además las empresas tienen que pagar impuestos para construir la infraestructura que necesitan estos trabajadores y a las corporaciones no les conviene todo esto. En la actualidad,  la agroindustria es un caso para libros de diseño, maximizando la ventaja del capital con las desventajas de la labor facilitada por máquinas y energía de bajo costo.

Otra de las razones es controlar el mercado. Actualmente se estima que el 80% de la tierra arable (para agricultura) está en manos de multinacionales. Esto ha servido para satisfacer sus propias necesidades, manteniendo la productividad baja y haciendo lo posible por mantener la producción. Los granjeros apenas y logran vender sus cosechas en una pequeña fracción de lo que en realidad valen. Los granjeros de maíz obtienen entre $50 y $70 USD por acre cuando se vende a $300 por acre.

Por supuesto que estoy consciente de que el crecimiento de la población es un problema importante. Y mi punto de vista como diseñador relacionado con problemas de estructura, me lleva a preguntar si es posible que una población sea estable cuando no hay un sistema de seguridad social para la tercera edad. Se ha demostrado en innumerables estudios que sólo se puede lograr estabilidad social cuando se tiene un buen sistema de seguridad social para las personas de edad avanzada. En un país en vías de desarrollo se necesitarían al menos dos hijos para que mantuvieran a cada adulto viejo. Y esto nos llevaría a un exceso de niños y por consiguiente al caos. Virtualmente, en los casos donde la estabilización se logró, las mujeres comenzaron a encontrar maneras de terminar con embarazos no deseados. Remedios herbales anticonceptivos son conocidos y usados desde siempre y en todo el mundo.

Entonces,  el ajuste estructural, la forma neoliberal del Banco Mundial e IMF impuesta para los países en desarrollo requiere que la población crezca. Si eliminamos intencionalmente la seguridad social como una condición de préstamo bancario, la población crecerá y por lo tanto el mercado lo hará, porque tendrá más consumidores, así ambos continuarán creciendo. Aquí radica el problema. Si la población no crece, el capitalismo se quedará sin consumidores. ¿No podemos dejar que eso pase, o si?

El sistema de diseño de permacultura ofrece una alternativa de seguridad social para la gente mayor cuando la familia tiene un pequeño terreno. En el desierto de Deccan, India, la permacultura ha sido un gran éxito. Ha  cambiado miles de millas cuadradas de desiertos hechos por el hombre y los ha reconvertido en bosques húmedos. Existe un dicho: “Los árboles son mejores que los hijos”. Los hijos te cuidarán hasta tu edad adulta pero el intercambio que puedes hacer de árboles productivos (comida, madera o combustible) igual lo hará. Este sistema de vida limita el crecimiento de la población y quita la seguridad social poniéndola en las manos de la gente.

¿Agricultura restaurativa? Va más allá de agricultura sustentable y depende de que la energía solar reemplace a aquella obtenida por combustibles fósiles. Buckmister Fuller y yo discutimos esto en 1983 cuando él escribió una critica sobre mi libro “El alcohol puede ser gasolina” ( El alcohol es prácticamente libre de contaminantes como combustible y es superior en casi todo a la gasolina.) En la actualidad no existe un diseño en la agricultura y la fotosíntesis que produce la biomasa se derrocha entre 6 y 15 veces más de lo que usamos por año, incluyendo comida, electricidad, transporte y calor.

En un sistema diseñado, especialmente permacultor, nosotros podemos incrementar la biomasa producida por orden de magnitud y así suplir todas nuestras necesidades disminuyendo nuestra huella de carbono. Por ejemplo, tú sólo obtienes unos 200 galones de alcohol por acre  (1 870 L/Hc) del maíz, pero 1000 galones (9 355 L/Hc) de betabel, 1200 (11 226 L/Hc)de alcachofa de Jerusalén, 1500 ( 14 032 L/Hc) de caña de azúcar en los estados del sur y una variedad de otros cultivos cuando se diseña de acuerdo al clima, tu cosecha andará por unos 2500 galones (23 387 L/Hc) por año de dos ciclos de cultivo. Esto se hará mientras se incrementa la fertilidad del suelo y se provee de alimento animal que se necesita ( sustituyendo el maíz que en su mayoría se utiliza como alimento animal) por una fracción de energía del costo del monocultivo de maíz-soya. Todo esto es posible ahorita sin utilizar nueva tecnología.

Podría hablar durante años sobre todo esto.  Mis colegas y yo lo hacemos en mis cursos de diseño de permacultura. El punto es que los humanos son realmente impresionantes para crear pobreza. Aunque también tenemos una increíble capacidad para diseñar sistemas ecológicos que funcionan, hasta para alguna corporaciones. El argumento es que no podemos producir suficiente ecológicamente y esto se basa en las corporaciones que se benefician de la escasez y de los recursos limitados que ellos mismos controlan. El drama constante que escuchamos es “¡No hay otra alternativa!”. Seguro, y el mago dice “¡No presten atención al hombre detrás de la cortina!”

Alrededor del mundo, la gente está demostrando lo valiosas que son estas alternativas, que además nos permiten cuidarnos unos a  otros y también al resto de las especies con las que vivimos. Estas son las tres cosas básicas del diseño de permacultura. Nosotros no estamos esperando a gobiernos, corporaciones o burocracias para que resuelvan los problemas del mundo. Nosotros lo haremos con o sin su ayuda. Nosotros ya estamos haciendo algo y nadie nos puede detener porque no nos pueden forzar a comprar aquello que no necesitamos.  Somos minoría con esta forma de vida, con esta educación, pero no estamos contratados por ninguna corporación o gobierno, así que no podemos ser despedidos ni amenazados.

Si quieres terminar con el capitalismo trasnacional ( lo mas opuesto al bioregionalismo) entonces deja de darles tu dinero. Haz lo que necesites hacer para producir lo que necesitas y para los demás, bioregionalmente,  y con respeto sugiere que un diseño de permacultura es una excelente herramienta para progresar.

Por David Blume, traducido por Patricia I Iglesias Martínez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here